abril 24, 2016

Dijo: Centauro


algo de veracidad
y así 
algo es mito 
en el gallardo jinete

lo que se sabe 
es indudable

salvando un llano 
un paso le convirtió en víctima

escindir el horizonte 
antiguamente repetía 

al presente no monta
al presente le sueña


Stella
-de Argentina-

marzo 23, 2016

Dijo: Los dos



En la hora de las caricias, desligarnos al dolor por un mundo incólume de aflicciones y fantasías desunidas. Dejar andar los ojos como el agua por la estrechez de los limados frutos asombrados por viento. Los dos con la obligación de un instante eterno desvistiendo el anhelo, librándolo al que pase, inclemente o inmutable.
No sé por qué con vos saltaría a agitar los árboles detrás de cada lluvia.



Gabriela
-de Argentina-

enero 24, 2016

Dijo: Fangal


Fugado encuentro
en la marchita deshora
apenas silencio divulgado
melopea diáfana y abierta.

Hondonadas de presencias ignoradas
albatros alzando en la laguna sombras
jamás desnudando oscuridad.


Sergio
-de Uruguay-


enero 13, 2016

Dijo: Alma del viento



El alma del viento, el firme redondel de la manzana,
el claroscuro de desdeñados prados
constituyen la tardanza del penetrante verso

transige la cepa, el árbol se encumbra terso,
hereditario, inorgánico

en unísonos mensajes
se acorda el horizonte

soberano es solo el soplo
en las huecas pilastras del aliento.


Ignacio
-de Argentina-


diciembre 23, 2015

Dijo: De nosotros


La contemplación fue lo que me colocó a salvo, mucho más que la ingenuidad.
¿quién es el inocente ahora?

Soledad
-de México-


noviembre 23, 2015

Dijo: Contra piel




te enajenas en una noche de amor
como las aves fugaces y albas
y te deleitas con el rasguño de la alborada y del oscurecer

tu vida se juzga hurtada de todo
y aún así, de todo se alimenta

Ernesto
-de Argentina-

octubre 31, 2015

Dijo: Efusión


Retumbo que desentraña un miembro
que cita la ultra luz de una imagen
el movimiento en su voz espinal
y el origen de un volar naciente
libre en los labios.

¡La voz proscrita del eco!

Secreto medular
que se adjudica el hombre
me derramo en tu propiedad
designo en tu nombre
las inmortales palabras propagadas.

Fernanda
-de Colombia-

agosto 31, 2015

Dijo: Arte



Revertido a cacharro

la destreza de un cuerpo 

que se libra.

Observé lo más sencillo,

me sentí nada.

María
-de Argentina-

abril 27, 2015

Dijo: Queja


Vocablo de maderas destrozadas
sombría la completa soledad
entre sus manos

unidad de movimiento
cayendo remendado
los mortales entre el pánico y la nada.

Luis Enrique
-de Venezuela-

abril 09, 2015

Dijo: Transformados homenajes

Llego a tiempo
otorgo las maletas
y como peregrino que soy
me acongojo por los extraños
que se impulsan sin mirarse
aguardando en la estación.
El tren parte y yo saludo un fragmento de mi vida que se marcha.

Inventé que partieran con mis bultos numerosos sufrimientos
todo el pasado.

Mario
-de Perú-


























marzo 27, 2015

Dijo: Ausencia


Así es la ausencia cuando no te escucho/ 
leño haciéndole ruidos al fuego
que tú inventas cada tanto/ 
para que me queme/entre las cuatro paredes
que me cobijan como una intemperie/de tú mismo/ 
de tu faz que no conozco/de tus almas/muchas
que muelen penas a mi costado/así/como si nada.


Catrina
-de Venezuela- 

enero 07, 2015

Dijo: Guardián de sueños



Guardián de las horas, en tiempos perplejos estás a la vera, allende el cojín; allí permaneces hasta la alborada que intenta con luces romper los espejos. Vigila el descanso, toma los reflejos de ideas frustradas en la madrugada; espanta el fantasma que forma la nada y en sus espirales lleva sueños lejos. Súbete a mi viaje, arma mi utopía, que en la oscura noche sigilosa avanza la sombra que roba mensajes del día. De tristeza plena, como una flor mansa, de amores sedienta está el alma mía: ávida de sueños, a tus pies, descansa.

Mariana
-de Argentina-

noviembre 27, 2014

Dijo: Y juzgábamos


territorios cerrados
filos de miseria
edictos de sangre
y el grito confinando a los hijos

devenir desconocido de los días
vaho de combustible
agua mordiente
levantando a pie constante la muralla

creíamos


Isabel
-de Venezuela-

noviembre 17, 2014

Dijo: Pasión naja



la destreza de la voz porfiada
peripecia de poyéis
en el susurro
la lengua luctuosa
al varón le facilita
independizando otra voz
de colgadura negra

hace huida
hasta la contingencia
se retuerce
al monolito de la letra
para excitar
al alma en reto
al episodio de la palabra muerta

Alejandra
-de Uruguay-

noviembre 04, 2014

Dijo: Saberse ilimitado


¿Hay, más antiguo que el tiempo
algo similar a una piedra
sobre la que el agua relata su desgaste?

la piedra ha perdurado sigilosa
cerrando orfeones que fortificaban bríos

es risco azabache
cisura continuada regresado endeble
encerrada en el vano de una mano

no hay pequeños
agitando ya sus cuerpos

sobre el guijarro
la sinuosidad del agua
está vacante

sólo queda una piedra
un guijarro

y un marino
fijamente
contemplando la ribera


Luciano
-de Uruguay- 

octubre 22, 2014

Dijo: Mirando mucho


Rivalizo muy pocas veces y, en esos casos, pido que sea con capas y máscaras.
Que deshonren al idiota que hay en uno no es lo mismo que desgarren al otro, al payaso que juzgamos auténtico.

Juan
-de España-

septiembre 25, 2014

Dijo: Poema con azul



Gemido que se va de mi boca, 
leve aire arraigando al alma se va de mí, 
sisella de línea azul rasada quebrantando la noche,
flecha incendiada que pregunta. 
Detrás de los tapices del día un retumbo anuncia el temor, 
la dulzura de una boca que corroerá el corazón, 
la levedad de una mano que aferrará la daga hosca. 
Sol de acre negro plegado en un pañuelo azul teñido,
vida que se corea incansable. 
Y esto es: arenisca y cielo, fuego que carboniza,
el temporal siempre será un sueño,
de todos hay una campiña 
que me iguala y toca: extensiones imperecederas de arenas cálidas 
y el cielo de lámina incandescente, 
alejamiento de un corazón acuosamente azul, 
boca que calla.

Jimena
-de Argentina-

agosto 14, 2014

Dijo: La oscuridad borra los finales



La luz omitida
concede al lugar un vuelco especial
profundamente solitario.
La oscuridad llega y es consuelo el tributo de su mudez
fundida por confusos matices
atravesada por innegables aromas
que empujan la corriente.
Huelo la racha de mi memoria
y más aún la de los ausentes.



Irene
-de Argentina-

agosto 01, 2014

Dijo: Nómada



Procacidad,
así eres, y así está bien.
Todo lo bello, atascado de misterio.
Y aunque después me sueñe,
tu breña de maravilla y rebeldía
tan creída al mar que nos roba,
deja naciendo siempre
la soberana dádiva
contradictoria al hastío.


Andrea
-de Argentina-

julio 19, 2014

Dijo: Obertura

Se han llenado las hojas
de sortilegios alrededor estremecidos, 
siendo su sino un espacio abierto. 
La grieta abriendo alas

empuñando sus púrpuras espadas.

Perla
-de Argentina-


junio 23, 2014

Dijo: Persistencia


Y el péndulo se inmovilizó al afrontar la letra.

Del superficial retiro
marcha a su verdad de orbe destellado
y en ese temporal instante,
un cuaderno
y sus páginas nevadas.

La acuática acechanza
y el tiempo,
su testigo.

Jessica
-de Colombia-

junio 01, 2014

Dijo: Contrapuesto y tú

Hay conversaciones nocturnas, entre ellas la nuestra. 
Veo muchos asomos, es como si aparecieran de todos lados. 

No sé, será una actitud imperfecta de mi conocimiento o tal vez este reposo de silencios que tanto me aturde, pero es sólo un momento, porque ahora, en este fiel instante, oigo un sonido de alas.

Los veo llegar, son ellos, los pájaros, y es lujoso el despliegue.
El silencio, como una fibra tirante, elabora su última consonante, trae ecos de regreso. 

Estoy inmóvil, terriblemente impresionado, hasta creo que no está sucediendo, que sólo es un sueño. 
Todo pasa muy rápido, demasiado. 
Ya los pájaros, en otro golpe de alas, se marchan. 
Miro entonces y juicioso en la calle está él, el que investigaba y perpetuamente llevo conmigo, el otro.
Nueva rapidez, y hoy disímil.

Emanuel
-de Perú-

mayo 11, 2014

Dijo: Postrema circunstancia



No es la contemplación
que subyace
bajo indudables troncos

la solidaria palabra
dar bollo al famélico
la jactancia en las calles

es la probidad que demuele
la brutalidad misma
de encubierta seda.


Lucía
-de Chile-

abril 09, 2014

Dijo: Obsequio natural

Poesía, don nativo
de la encrucijada de un lugar
y su ideal hora
ya sea que nos atraviese sin dicciones aún
como una calandria estremecida en la huída
y se presagie en ella
toda la vacilación escrupulosa del futuro

ya sea que se nos acerque con garbo femenil
o como un poco de burbujas
salida del difícil y virtuoso azul.

Silvina
-de Argentina- 

febrero 12, 2014

Por todo, queremos tanto a Julio

Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra “madre” era la palabra “madre” y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mi un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba.

Julio Cortázar 

Bruselas, 26 de agosto de 1914 - París, 12 de febrero de 1984

febrero 06, 2014

Dijo: Incluso espero

Inmovilizar la confidencia en intervalos
es disipar la protegida inmediatez
del mañana.

Se obliga tocar el canto
el sino que lanzamos al vacío.

Miguel Ángel
-de México-

enero 22, 2014

Dijo: Literatura

nos seduce desde el otro borde

confusión y cúspide
ceño de la vida
penuria y sobrante

¿acaso la historia no es componente de la palabra?

puta ligera
preñada, inane
póstuma astucia


Gabriela
-de Argentina-


enero 08, 2014

Dijo: Frecuencia


En este territorio
adentro de la espera
la vida que amanece
en hilos de un telégrafo indeleble

constancia en la retina
amigos a lo lejos
el cuerpo sensitivo
a toda soledad.






Soledad
-de Argentina-

diciembre 30, 2013

Dijo: Consonancia aguzada






El descanso de la luz

se ha tornado en descanso

de las sombras,
 
lo que cambia es lo recíproco,

lo inseguro.
 
Se someten los visos dilatando lo oscuro.

Se afilan algunos espesores,
sólo algunos. 

Octavio
-de México-

diciembre 18, 2013

Dijo: Sagacidad

El repique de las nubes se adelantaba a los zapatos de la tarde
las manos intentaron moverse en varias trayectorias
y durante un golpe de pujanza venido del allá,
entrelazaron hilos colmados de enigmas
que hacían inmensos círculos, cazando a cualquier presente,
y a su vez, delineando excelsas tarántulas desteñidas y borrachas
en su ambición inestable y aparente.
Hilvanes medrosos, también encomendados para una mañana, por si fuese necesario.


 

Carlos Julio
-de México-

diciembre 04, 2013

Murales con Historia - 35 años de Abuelas de Plaza de Mayo Rosario






Bosque de la Memoria, Parque Scalabrini Ortiz
Rosario, 30 de noviembre de 2013

noviembre 24, 2013

Dijo: Otro tiempo


De tu garbo
transparente y grácil
como el mismo carillón de los helechos
la indecisión sueña

de la verde borla
en las puntas troncas se aparta
el silencio de la tarde
y en sigilo
otro curvar se incluye.

Liliana
-de Argentina-

noviembre 10, 2013

Dijo: Radical

Imaginarte del otro lado de un mar
en vocablos y muecas
y continuar imaginándote
del otro lado de un mar

...en la arena,
...en arrestos

impasible
con plumas de aparejos
entregas lo que ves a tu costado.


Andrea
-de Uruguay-

octubre 29, 2013

Dijo: Y somos un momento


brutal sería que la flor
sabiéndose en su hermosura momentánea
se negara a florecer

y somos un momento

¿pero cual?

 




Alejandro
-de Uruguay-

octubre 05, 2013

Dijo: El cronista del viento

Dice que el otoño estaba finalizando, pero que el calor se había adelantado ese año, y que él, el que escribe, estaba solo con el suyo, en su propio otoño, y sentía frío. Que éste, su otoño recién comenzaba para él. Pasó la vista por las hojas del libro, garabateadas, algunas en los márgenes, con algún que otro sarcasmo provocador de los cuales no quiere ni hablar, pero que inevitablemente tendrá que corregir, es decir, volver a hablar de ello, aunque ya no desea hablar de lo mismo. Siempre lo mismo. Estos días posteriores a aquello que había ocurrido se le hacían interminables, bloques compactos de hastío. Así, podrían pasar los años sin encontrar la dirección hacia la cual tenía que llegar a tiempo.
Pero lo primero es lo primero, se recomendó a sí mismo, y en esta parte del libro decía que caminar sobre las horas sin hacer absolutamente nada no lo acercaría al sosiego, al descanso. Más valía adelantarse al desarrollo de la historia (que bien conocía) para no ser adelantado por ella. Para poder corregir lo que habría de suceder en las siguientes páginas si no hacía algo por evitarlo. Tenía que volver hacia atrás y rescribir, ahora que sabe de la historia mucho más de lo que la historia afirma que ocurrió, es decir, lo que él había escrito que ocurrió.

Darío
-de Argentina-

septiembre 22, 2013

Dijo: Corazón


Gime el rocío
y las hierbas bailan aferradas
al suelo terrenal
por donde desaparece la vida

¿es tu cuello un collar de frambuesas
donde se extiende
la trepadora empapada?

¿un acto de crueldad
con los dientes hincados en la añosa madera?


Sofía
-de Uruguay-